De castillos y caballeros

®jose antonio abeger Castillos de sueños que nunca se cumplieron.

Yo me fui y tú me dejaste ir.

Y la vida nos llevó a distintos puertos.

Y se apagaron tus palabras de caballero.

Y nos perdimos en el espacio.

Y nos perdimos en el tiempo.

Y ahora sólo puedo echarte de menos.

Castillos en el aire que se escurren despedidos por un soplo.

Figuras danzarinas de mi mente derrumbadas súbitamente como bolos.

Palabras que en la distancia cobran vida.

Palabras que viven para siempre o en un día se marchitan.

Los caminos duros son para los duros

y los fáciles solamente para los suertudos.

No hagamos esperar a este destino eterno.

Hoy, seamos valientes.

Hoy, seamos honestos.

by bluhberry

21/08/11

bellas-modelos-fondos-de-escritorio-vida-naturaleza-storm-clouds-over-the-ocean-340164

Te quiero tanto que me hace daño.
Yo nunca quise quererte así.
Te extraño tanto que se hace extraño
pensar que vivo aún sin ti.

Ayer pensé en el reflejo en la ventana del techo
sobre el primer colchón que compartimos
e imaginé que todo había sido un sueño,
que tanta perfección no era posible.

Hace demasiado tiempo que no te he visto.
He soñado tantas veces un mundo distinto.
He querido atravesar el mar por ti
y aún así sigo aquí
lejos de ti,
lejos de ti,
lejos de ti…

By bluhberry

Palabras

20101107110931-jeroglificos-1[1]Palabras que no dicen nada.
Palabras forzadas.
Evolución o declive, o declive de la evolución.
Huidizas miradas.
Miedo a los que son como nostros.
Igual de necesitados, igual de asustados.
La soledad es un virus altamente infecciosos que una vez avanzado no tiene cura.
Morir de soledad o morir solo.
Promesas que en la distancia no valen nada.
Sueños que se vuelven pesadillas.
Palabras.

 

 

By bluhberry

Morirme

_danger__by_the_insomnia_fairy-d4pmqjv

Y morirme, morirme pronto, morirme rápido, morirme ya.
Que esta cárcel de pena me aburre el alma.
Morirme de frío.
Entumecida. Aletargada.
Dejar de sentir.
No poder llorar.
Sola.
Sin nada.

bluhberry

1964

I

Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
Ya no compartirás la clara luna
ni los lentos jardines. Ya no hay una
luna que no sea espejo del pasado,

cristal de soledad, sol de agonías.
Adiós las mutuas manos y las sienes
que acercaba el amor. Hoy sólo tienes
la fiel memoria y los desiertos días.

Nadie pierde (repites vanamente)
sino lo que no tiene y no ha tenido
nunca, pero no basta ser valiente

para aprender el arte del olvido.
Un símbolo, una rosa, te desgarra
y te puede matar una guitarra.

II

Ya no seré feliz. Tal vez no importa.
Hay tantas otras cosas en el mundo;
un instante cualquiera es más profundo
y diverso que el mar. La vida es corta

y aunque las horas son tan largas, una
oscura maravilla nos acecha,
la muerte, ese otro mar, esa otra flecha
que nos libra del sol y de la luna

y del amor. La dicha que me diste
y me quitaste debe ser borrada;
lo que era todo tiene que ser nada.

Sólo que me queda el goce de estar triste,
esa vana costumbre que me inclina
al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.

 

Jose Luis Borges